Index Basic-D V4, una excelente impresora Braille personal

Como discapacitado visual, y usuario de Braille, me encuentro con momentos en los que es necesario disponer de un documento en Braille. si bien es cierto que la ONCE proporciona el servicio de adaptación de materiales "en tinta" a Braille, existen muchas situaciones en las que este servicio no es suficiente y se hace necesario disponer de una impresora Braille.
Durante muchos años, he contado con una impresora Braille personal Porta-Thiel como adaptación al puesto de estudio por parte de la ONCE. Sin embargo, el uso que le he podido dar ha sido muy limitado porque, a parte de ser un dispositivo obsoleto en hardware y software, presentaba importantes fallos de diseño que ocasionaban numerosos errores en el momento de imprimir, lo que implicaba tener que realizar repetídamente el proceso de impresión hasta poder obtener un documento medianamente acceptable. Por este motivo, y debido a que la ONCE no llegó a concederme un modelo de mejores prestaciones que pudiese permitirme imprimir en Braille con normalidad, decidí adquirir una impresora Braille de última generación, la Index Basic-D V4. Esta impresora, de tipo personal, me ha resuelto la vida a la hora de imprimir en Braille, librándome de numerosos quebraderos de cabeza, así como de pérdida de papel y tiempo, y por eso ahora voy a dedicar unas líneas a hablar de sus características y de mi impresión en el uso cotidiano de esta magnífica impresora.
Lo primero de todo, es remarcar las características principales de esta impresora Braille, las cuáles incluyen una velocidad de impresión de 100 caracteres por segundo en papel continuo de diferente ancho y longitud, impresión a doble cara y en z, entre otras, conexión mediante USB o cable de red, síntesis de voz en español (y en otros idiomas) incorporada, botonadura etiquetada en Braille, tracción del papel mediante tractores, detección del borde del papel, transcriptor Braille incorporado y drivers para Windows, Linux y OS X, entre otras. Su peso es de 7,6kg y sus dimensiones son 18x56x25 cm. se trata, por tanto, de una impresora ligera y de dimensiones reducidas.
Además de las características anteriores, la impresora cuenta con software propio que permite imprimir directamente, gracias a su transcriptor incorporado, archivos PDF y Word desde el explorador de archivos en Windows, enviar archivos en formatos txt, BrF y propios para ser transcritos e impresos directamente, así como actualizaciones de firmware. A esto, hay que añadir su compatibilidad con multitud de software de transcripción como el plugin ODT2Braille para OpenOffice y LibreOffice, Duxbury Braille Translator o Biblos.
En cuanto a lo personal, he de reconocer que me produjo una gran satisfacción el comprobar su excelente funcionamiento, incluso desde OS X. La impresora, como indiqué anteriormente, puede utilizarse tanto desde Linux, OS X o Windows, lo que para un usuario avanzado, o que necesite usar un sistema operativo distinto a Windows, es algo ideal. Además, su interfaz sonora en español, entre otros idiomas, junto a su botonadura perfectamente etiquetada en braille, permite controlar y configurar todos los parámetros de la impresora sin necesidad de un ordenador, teclado externo o desperdiciar hojas como solía pasar con la betusta y obsoleta Porta-Thiel. Hay que tener en cuenta, además, que la impresora permite utilizar diferentes anchos de papel, puesto que los tractores se pueden desplazar para ajustarse, así como papel de diferente longitud. Por su parte, el grosor del punto Braille puede configurarse desde el menú de configuración de la impresora, y establecer si se quiere que se repita más de una vez la impresión del punto, consiguiendo mayor calidad en los puntos si el papel es demasiado grueso. Hay que destacar, que la impresora no emplea los martillos clásicos para crear los puntos sobre el papel, sino 13 solenoides.Por último, y en cuanto a la impresión se refiere, la impresora cuenta con sensores que detectan donde empieza y termina una hoja, por lo que en todo momento es consciente de donde está la línea de separación y no escribirá nada en esa zona, de modo que no se corte ninguna línea.
Ya he comentado algunos parámetros que son configurables, como la longitud del papel y el tamaño del punto, pero la configuración es mucho más completa e interesante. Además de las configuraciones clásicas del formato y las opciones Braille, incluido el margen de encuadernación, número de líneas y caracteres, así como la paginación y posición de la misma, podemos configurar la tabla de transcripción (idioma) y si es de 6 u 8 puntos, la cuál será utilizada cuando desde el ordenador se envíe un documento de Word, PDF, o txt sin transcribir.
En cuanto a las conexiones, la impresora cuenta con puerto USB, serie y rj45 o de red, que hacen posible la conexión de la impresora en una red doméstica o de trabajo. Además, gracias al puerto serie, se puede conectar a dispositivos antiguos como los Braille Hablados, anotadores parlantes muy apreciados aún hoy en día por muchos usuarios de tiflotecnología.
Otro punto muy fuerte de esta impresora es el software que la acompaña. La utilidad IBPrint permite enviar documentos en txt o formato braille directamente a la impresora, o incluso enviar firmware para actualizar el sistema operativo embebido (basado en Linux) de la impresora. Además, con la utilidad Index-Direct Braille, que se integra en el menú contextual de Windows, es posible imprimir documentos de Word y PDF directamente desde el explorador de archivos de Windows, sin necesidad de realizar ningún proceso de adaptación del texto. Además, la impresora puede imprimir gráficos, aunque esta opción no la he probado.
Debo mencionar, que ya está a la venta el modelo V5, que incluye, entre sus mejoras, la posibilidad de imprimir directamente desde un pendrive o desde un dispositivo inteligente como un smartphone o una tablet, puesto que incorpora conexión por wi-fi. No obstante, si estos requerimientos no son algo esencial, la V4 es una excelente impresora que satisfacerá a la mayoría de los usuarios. Aunque, como siempre, el precio de este dispositivo es elevado puesto que ronda los 2500€. A pesar de este precio elevado, como ocurre siempre con estos dispositivos tiflotécnicos, esta inversión es de esas que nunca te arrepientes, y creo que con eso dejo claro mi satisfacción con este dispositivo de Index Braille.

4 thoughts on “Index Basic-D V4, una excelente impresora Braille personal

  1. Buen día, me interesa mucho saber si puedo imprimir con la impresora V4 en cualquier tipo de papel? forzosamente tiene que ser papel continuo? muchas gracis por la info, les escribo desde Jalisco, México.

    1. Hola Ismael

      La Index Basic-D V4 sólo puede imprimir con papel continuo porque el sistema es mediante tractores de papel. El papel se engancha en los tractores laterales y son estos los que controlan la alimentación del papel, por lo que no se puede utilizar papel que no sea continuo.

      Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *