Creo que a veces, y no son pocas, el ser humano lo único que busca es obtener beneficios económicos, acosta de lo que sea, incluso de la muerte de un ser querido. Y me temo, que la noticia siguiente es un caso de esos.
Esta vez, es Apple a quien le toca lidiar con este tipo de personas. Y no es porque yo sea usuario de productos Apple por lo que la defienda, puesto que haría lo mismo con Google, Samsung, o cualquier otra empresa que estuviese en la misma situación.
En este caso, una pareja estadounidense acusa a Apple por la muerte de su hija en un accidente de tráfico causado por un conductor que iba usando Facetime mientras conduciía. creo que los argumentos que la pareja esgrime no tienen ninguna justificación, ya que, como se indica en la noticia, aunque exista la tecnología suficiente para detectar si un dispositivo se encuentra dentro de un vehículo en movimiento, es totalmente imposible saber si quien está usando el dispositivo es el conductor o un pasajero.
La muerte de un ser querido es algo trágico, y más si es por algo evitable. Pero por favor, usemos el sentido común, y que la responsabilidad caiga simplemente solamente sobre el auténtico culpable: el conductor imprudente. Sigue leyendo aquí