Como discapacitado visual, y usuario de Braille, me encuentro con momentos en los que es necesario disponer de un documento en Braille. si bien es cierto que la ONCE proporciona el servicio de adaptación de materiales "en tinta" a Braille, existen muchas situaciones en las que este servicio no es suficiente y se hace necesario disponer de una impresora Braille. Sigue leyendo aquí